Cuando Quejarse Ayuda a Conseguir las Cosas

La vida es injusta (bueno, a veces, que no es bueno generalizar). Eso, todos lo sabemos. Cuántas veces habremos dicho ‘esto es aberrante’, nos hemos sentido impotentes y no hemos hecho nada al respecto? Seguro que muchas. Pensamos que quejarnos no sirve de nada. Pero nos sorprendería lo que se puede conseguir con el ‘intentar hablar las cosas’.

Yo soy testigo de ello. Volando de Ottawa a Oporto, tenía que hacer escala en Montreal. Cuando llegué allí, el avión tenía no-sé-qué problema y, después de mucho esperar, finalmente nos dijeron que tendríamos que esperar al vuelo del día siguiente. La compañía nos dió un vale para el hotel, cena y desayuno. Una vez en mi habitación, llamé a atención al cliente para que me diesen otro vuelo. Tras mucho esperar, me dijeron que llamase a otra compañía (como tenía varias escalas, los vuelos eran con distintas compañías).  Y ellos me dijeron que tenía que llamar a los de antes.

confuso

En fin. Lo importante aquí es que conseguí mi vuelo al día siguiente y el hecho de quedarme una noche en Montreal no salió de mi bolsillo. Aún así, gasté muchísimo dinero en la llamada a atención al cliente, además del tiempo esperando en el aeropuerto (el avión salía a las 7 de la tarde del día siguiente…). Por lo que decidí mandar un mensaje a la compañía aérea hablando sobre mi experiencia. Y, solo con eso, me dieron un 25% de descuento en la siguiente compra de vuelos. Guay, eh?

Pero en muchas ocasiones, lidiar con las grandes compañías no es fácil. Nos responden con un, ‘lo lamentamos, pero…‘ y se quedan tan panchos. Sin embargo, en los tiempos de hoy en día, contamos con innumerables recursos con los que lograr nuestra ‘vendetta’.

vendetta

Volviendo al tema de las compañías aéreas, el otro día leí una historia muy interesante sobre un músico canadiense, Dave Carroll, quien, vio desde el avión cómo trataban su guitarra cual saco de patatas. Obviamente, la guitarra se estropeó y él pidió que le pagasen por los gastos de reparación. Tras meses de ‘diálogo’, la respuesta fue NO.

Pero el músico no se quedó sentado en el sofá de su casa quejándose sobre la bendita compañía aérea. Dave Carroll les dedicó una maravillosa canción titulada ‘United breaks guitars’ (United rompe guitarras). El vídeo consiguió millones de visualizaciones en Youtube y logró gran eco entre la prensa. Y no solo eso, según la Wikipedia, ‘después de 4 semanas de subir el vídeo a Internet, el precio de mercado de United Airlines cayó un 10%, lo que costó un valor de 180 millones de dólares a los accionistas’. Además, más tarde los de United llamaron a Dave Carroll para, al fin, darle el dinero por los gastos de reparación. Algo que él declinó.

No hace falta ser músico para molestar a las grandes empresas. Hay muchas otras formas, como comentar en las redes sociales para que todo el mundo lo vea, escribirlo en un blog, hacer un vídeo al respecto… Así que, ya sabéis, nunca os deis por vencidos ante una injusticia. El cliente siempre tiene la última palabra.

guay

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s