Aquella vez que conduje el coche maldito – Parte I

Sabéis aquel/la amigo/a al que siempre le pasan cosas raras que a nadie más le pasan? Bien, pues esa persona fui yo durante una corta etapa de mi vida. Porque sí, una vez pinché la rueda de mi coche con el bordillo de la acera mientras estaba aparcando. Pero esto es too much.

La ventanilla del coche se había roto, se le puso una nueva y listo. Pero aquí viene lo extraño. A los pocos días, mientras conducía el coche, paré en un semáforo y pufff, la ventanilla se cayó.

giphy

El cristal se bajó solo, entero. Pero no subía. Después de llevarlo de nuevo al taller, me dijeron que, al poner la ventanilla nueva, el tornillo quedó flojo y por eso se cayó. En fin…

Lo siguiente fue peor. Otro día salí y, mientras conducía, me di cuenta de que algo no iba bien. La radio se encendía y se apagaba y las luces no funcionaban. Decidí parar el coche en una gasolinera…mejor eso a que el coche se quedase parado en medio de la carretera. Después de apagar el coche, no volvió a encender. Qué maravilla!

giphy (1)

El problema? Una historia que se había roto y no pasaba la energía de la batería.

Tras ‘resolver’ el problema, volví a coger el coche. Lo aparqué y cuando volví para encenderlo…nada…el VACÍO. Al intentar arrancar, el coche no hacía ni un solo ruído. Excelente!

giphy (2)

De esta vez, el problema había sido otra pieza del coche que se había roto. Ni me preguntéis cuál era. No lo sé.

Y esto no es todo…aún queda más. Pero os voy a dejar con la intriga…que si no el post se queda muy largo.

giphy (3)

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s